9 agüeros decembrinos que nos hacen colombianos hasta la última gota

Agüeros decembrinos Café La Bastilla

Los colombianos llevamos, en algún lugar de nuestro ADN, tradiciones, creencias y costumbres que hacen parte de nuestra identidad. Los agüeros decembrinos, practicados por generaciones en épocas de fin de año, son parte de esa cultura que algunos conservan con auténtica fe y otros solamente por diversión.

Si le buscamos explicación a por qué existen estos agüeros, tal vez no la encontraremos. Pero si usted se siente colombiano hasta la última gota, lo más seguro es que en su casa se lleve a cabo alguno de los siguientes agüeros.

9-agueros-decembrinos-cafe-la-bastilla-interna02

Las 12 uvas

Comenzamos con un clásico decembrino, al nivel de la música parrandera y de la natilla con buñuelos: las 12 uvas. Quienes practican este agüero comen 6 uvas verdes y 6 uvas rojas cuando se marcan las 12 de la noche del 31 de diciembre, acompañando cada uva con un deseo para el nuevo año.

Los “cucos” amarillos

Esta es una opción más íntima, para los que no gustan de practicar sus agüeros en público. Según este agüero, usar ropa interior de color amarillo para recibir el año nuevo, atrae la buena suerte. Si usted es de los que niega creer en agüeros, pero alguna vez lo ha encontrado el año nuevo usando “cucos” amarillos, tranquilo, lo entendemos.

El paquete de la abundancia

Si le parece que el amarillo no le sienta bien, puede intentar este agüero que consiste en hacer un paquetico que contenga comestibles como café, lentejas, maíz, azúcar y sal. Dice la sabiduría popular que guardarlo durante todo el año le va a garantizar la prosperidad.

La vuelta a la cuadra

Si lo que quiere es irse de viaje en el año que comienza, este agüero es para usted: cuando marquen las 12 de la noche, toda la familia debe tomar las maletas que tenga en casa -no importa que estén vacías-, salir de la casa como si fuera de viaje y darle una vuelta a la cuadra. Este no solo es un agüero para la buena suerte, sino que también puede contar como una sesión de cardio.

Los sahumerios

Si la actividad física no es lo suyo, o las maletas que hay en casa no están en condiciones presentables, puede irse por esta opción más sencilla. Los sahumerios son mezclas de diferentes hierbas que se queman para purificar el ambiente y alejar las malas energías en el Año Nuevo.

El centro de mesa de la abundancia

Si no quiere incomodar a los vecinos con humo y aromas extraños, recuerde que hay agüeros decembrinos más amigables con el medio ambiente. Como este centro de mesa para adornar la cena de despedida del año y garantizar la abundancia en el Año Nuevo. Consta de espigas de trigo y otros granos, como maíz, lentejas o café.

La prueba del huevo

Pero si no quiere confiarle la suerte del año nuevo a algo incierto, este agüero le proporcionará un test inmediato para que salga de dudas. Consiste en poner un huevo crudo en un vaso de agua y guardarlo debajo de la cama el 31 de diciembre por la tarde. Al llegar el Año Nuevo, revise el huevo: si se ha hundido, la suerte no es muy favorable; pero si el huevo está flotando, es porque viene la buena fortuna.

9 agüeros decembrinos Café La Bastilla

Las papas de la fortuna

Es una variación del agüero anterior, enfocado específicamente al área financiera. Ponga tres papas debajo de la cama, una pelada, otra a medio pelar y otra con toda la cáscara. A la medianoche, sin mirar, saque una de las papas al azar. Dependiendo de qué tan pelada esté la papa, así estará su bolsillo durante el año.

Lavarse las manos

Y, como hay agüeros decembrinos para todos los gustos, el último de este recuento es uno especial para personas minimalistas y que no les gusta complicarse: lávese las manos justo antes de la medianoche. Algunos recomiendan hacerlo con una mezcla de vainilla con canela en polvo o café molido, para ayudar a atraer las buenas energías para el año que empieza.

Como puede ver, hay agüeros decembrinos para escoger. En Café La Bastilla nos sentimos orgullosos de estas tradiciones de fin de año, que no solamente nos hacen colombianos hasta la última gota, sino que nos recuerdan nuestra esencia: gente con la esperanza puesta en que vendrán tiempos mejores.

¿Hay algún otro agüero que practiquen en su casa y que quiera agregar a la lista?

Ver Comentarios
Comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *